Microquimerismo

En la organización familiar de los titíes, algunos jóvenes se quedan en el grupo después de alcanzar la madurez sexual con el fin de ayudar a cuidar las crías. Este comportamiento podría estar relacionado con un curioso fenómeno: el microquimerismo, que consiste en el acarreo de células o DNA extraño.

Al tratar de comprobar si las muestras de pelo de los titíes eran una buena forma de conseguir material genético se vió que aunque algunas células contenían el material genético propio del individuo, otras contenían el material propio sólo en un 50%, y el otro 50% correspondía al de un hermano gemelo bivitelino.

En posteriores pruebas se vió que este microquimerismo se cumplía en los 17 órganos estudiados, así como en los óvulos y espermatozoides. Efectivamente se cumplía también en las células germinales… las propias células germinales eran quiméricas.

El siguiente descubrimiento fue que una tití hembra que llevaba DNA de su hermano había producido una cría cuya madre genética era en realidad su tío. De 36 gemelos bivitelinos estudiados, 26 tenían células quiméricas en al menos un tejido.

Todos estos descubrimientos efectuados por la Doctora Corinna Ross, de la Universidad de Nebraska tienen importantísimas aplicaciones en la medicina, ya que se sabe que muchas enfermedades autoinmunes humanas tienen su origen en células quiméricas. Los embriones de los titíes gemelos comparten suministro sanguíneo y presentan placentas fusionadas, lo que permite el flujo de células entre ambos embriones. Averiguar cómo hacen los titíes para evitar el rechazo durante su vida ante la presencia de tantas células foráneas ayudaría a los investigadores, no sólo en la lucha contra las enfermedades autoinmunes, sino que podría mejorar los transplantes (tanto de órganos como de médula) impidiendo su rechazo.

Y para finalizar una explicación de la cooperación familiar de estos monos en base a estos hechos: cuando un tití cuida a “sus hijos” puede perfectamente estar cuidando a los hijos de su hermano, de esta forma a los titíes les sale más rentable cuidar de todas las crías del grupo, ya que no se sabe con cual de ellas pueden estar emparentados.

Fuente: Investigación y Ciencia nº 372. Septiembre de 2007

Anuncios

5 Respuestas a “Microquimerismo

  1. Miski 14/09/2007 en 10:14 am

    Me parece que te has confundido…los cuidados comunales en los que los tíos e incluso hijos inmaduros cooperan en la crianza se explica perfectamente por el hecho de que comparten un porcentaje alto de material genético de manera que si ayudan a salir adelante a un cría, ayudan a transmitir sus propios genes…esto creo que lo tienes claro; también se originan estas conductas cuando los recursos alimenticios disponibles son escasos y todos los adultos cooperan para sacar adelante a la nidada de la pareja alfa (se da mucho en aves), confiando en que en la próxima oportunidad de cría sea uno mismo el que forme parte de la pareja que cría. Lo que tu comentas de las células quiméricas no creo que influya porque este fenómeno no ayuda a que se propagen los genes del indivíduo del cual se tienen las “células sueltas”; sólo si las células sexuales fueran quiméricas tendrían alguna influencia en este tema.
    Un saludo.

  2. Miski 14/09/2007 en 10:17 am

    Se me olvidó una frase: …y no creo que este supuesto ocurra con una frecuancia tal que acabe influyendo en el éxito biológico de un individuo y por lo tanto en el comportamiento de la especie.

  3. ceprio 14/09/2007 en 10:29 am

    “Efectivamente se cumplía también en las células germinales… las propias células germinales eran quiméricas.”

    Se cumple también con las células sexuales, la frecuencia no la sé, aunque el porcentaje de individuos quiméricos en general es alto.
    No sé si eso afectará a la conducta cooperativa (que se puede explicar por los métodos clásicos) simplemente digo que de ser importante la frecuencia de celulas gaméticas quiméricas (y que eso de que una madre tenga un hijo que en realidad es su sobrino se cumpla más) en ese caso estamos ante una explicación alternativa, o reforzadora, de la conducta social.

    De todas formas la conclusión no me la he sacado de la manga, en el artículo está todo.

    “y no creo que este supuesto ocurra con una frecuancia tal que acabe influyendo en el éxito biológico de un individuo y por lo tanto en el comportamiento de la especie.”
    Eso es lo que habría que comprobar, porque de no ser la frecuencia suficientemente alta daría igual.

  4. Miski 18/09/2007 en 11:21 am

    No creo que sea alta porque no sería nada lógico…¿creces, sobrevives, maduras sexualmente y tienes descendencia, con el coste que supone para una hembra para que al final tengas a hijo de un hermano? Si además la frecuencia fuese alta podría ocurrir que el macho que has elegido como pareja, por sus atributos e ideoneidad, te pasase la información genética de unos de sus hermanos que a lo mejor no era tan apto…no sé, no parece muy lógico.
    Un saludo.

  5. ceprio 18/09/2007 en 7:16 pm

    Pues no lo sé… en el artículo no dice nada en claro… pero no creo que la frecuencia en células germinales sea muy alta porque como tú dices no sería lógico. La frecuencia en el resto de células si que es bastante alta por lo visto, pero esa no afecta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: