Huyendo de la extinción

Todos los organismos vivos deben enfrentarse a una serie de compromisos a lo largo de su evolución: no pueden hacer lo que les dé la gana, ya que muchas veces el aumento en los beneficios de una característica está asociado al descenso en los beneficios de otra. Deben alcanzar un compromiso, de igual forma que se equilibra una balanza.

Puede que sea mejor tener una vida corta, con pocos episodios reproductivos, pero teniendo gran cantidad de descendientes en cada uno de ellos. O puede ser mejor tener una vida muy larga, con pocos episodios reproductivos y tan sólo un descendiente por episodio (por ejemplo). Puede ser mejor tener gran cantidad de crías con unas posibilidades reducidas de sobrevivir (como hacen gran parte de invertebrados) o tener tan sólo una cría y aumentar enormemente sus posibilidades de sobrevivir (como nosotros).

No hay que olvidar que ninguna opción es mejor que otra, sólo son soluciones a un mismo problema: hay que dejar para la posteridad cuantos más genes mejor. Lo ideal sería ser muy grande, con una alta longevidad, una alta paridad (número de episodios reproductivos) y una alta fecundidad, pero todo esto no es posible precisamente por la existencia de compromisos. Vamos que si te gastas un pastón en hacer en tu casa la cocina más bonita y moderna del mercado posiblemente te quedes sin fondos y tengas que hacer tus necesidades en un agujero o dormir en el suelo…

Como muchos sabréis, el demonio de Tasmania (Sarcophilus harrisii) está viendo diezmada su población debido al llamado tumor facial de los demonios, descubierto en 1999, y que ha causado una disminución en su número de entre un 20 y un 50% (también tiene parte de culpa la introducción del zorro, pero eso es otra historia).

El tumor facial es muy mortífero y contagioso, ataca a las poblaciones más densas, y puede llegar a eliminarlas en un año.

Pues bien, un estudio publicado en PNAS, revela que este simpático marsupial está adelantando su madurez sexual, con el fin de procrear antes. En condiciones normales las hembras crían entre los 2 y 4 años aproximadamente 4 crías por embarazo, y mueren entre los 5 y 6 años. Sin embargo, y debido al cáncer, la expectativa de vida cae entre los 2 y 3 años. Así que del 13 al 80% de las hembras analizadas paren al tener un año.

Nada sorprendente lo que está pasando: debido al tumor la duración de la vida ha disminuido, ¿qué puede hacer este pobre animal para solucionarlo? (es decir, compensar la balanza) pues por ejemplo aumentar la fecundidad (número de descendientes) o adelantar la madurez ( edad en el momento de la primera reproducción) y que es precisamente lo que han hecho: adelantar la madurez. Si vas a morir antes de lo planeado, será mejor que también empieces a tener hijos antes. Funcionará? quien sabe, pero esperemos que sí… mientras tanto estos demonios nos dejan un ejemplo más de evolución (y van…), lo que evoluciona esta vez es el ciclo vital.

Y por último, y en conexión con la entrada de ayer, aquí tenéis un par de meteduras en el artículo de El Mundo del que he sacado la información:

Varios factores sugieren que los demonios de Tasmania podrían desarrollarse con cierta rapidez de modo que criar a edades más tempranas se convierta en un rasgo hereditario, contrario a uno dictado por el contexto.

Si ignoramos que el párrafo no es que esté precisamente bien redactado, da a entender que el criar a edades tempranas se va a convertir en un rasgo hereditario (a diferencia de uno dictado por el contexto, que no sé muy bien lo que significa). La edad de madurez es, ha sido y será un rasgo hereditario, como tantos otros. Lo único que están haciendo los demonios es modificar el fenotipo de ese caracter, algo mucho más sencillo que lo que se propone en El Mundo.

Uno de los mejores ejemplos conocidos es del de un pequeño marsupial parecido a una musaraña marsupial llamado ‘antechinus’. Los machos de esta especie crecen a lo largo de 10 meses, y luego tienen sexo durante un mes, renunciando a los alimentos y pasando hambre a la muerte. Para el momento en que las hembras dan a luz no queda ningún macho vivo.

Supongo que hambre a la muerte quiere decir morir de hambre, y los machos de Antechinus (Antechinus es un género y va con mayúscula) mueren más bien por una sobredosis de testosterona (provocada por tanto polvete) y el estrés que esta lleva asociada, lo cual anula el sistema inmune muriendo el animal de cualquier infección o parásito.

Esto último sólo era un ejemplo para demostrar lo bien que se informan algunos periodistas. Un saludo a todos y nos vemos pronto!

Fuente: El Mundo

Agregar a meneame Agregar a fresqui Agregar a twit this

100

Anuncios

16 Respuestas a “Huyendo de la extinción

  1. Xavi 16/07/2008 en 2:25 am

    Los temas de la evolución me parecen interesantísimos. Es eso, adaptarse o morir. Y los seres vivos tenemos a lo largo de las generaciones tenemos una capacidad excepcional para hacerlo.

    Por cierto, ¿qué quiere decir lo de “El tumor facial es muy mortífero y contagioso”? Si es un cáncer no puede ser contagioso… en todo heredarse de forma autosómica dominante con una alta prevalencia, es posible?

    Te dejo un link del Diario Público, un artículo sobre la evolución que leí el mes pasado y me encantó: http://www.publico.es/ciencias/124592/evolucion/accion/40000/generaciones/bacterias

    Saludos y sigue con tu blog, es estupendo!

  2. ceprio 16/07/2008 en 11:53 am

    No se sabe mucho sobre ese cáncer, al principio se pensó que se transmitía por un virus pero se descartó la idea. Ahora se piensa que las propias células cancerígenas son contagiosas, de manera que es fácil transmitirse la enfermedad durante las habituales peleas que tienen estos animales.

    Gracias por el link voy a leerlo en seguida 😉

    Un saludo y gracias!

  3. Coleccionista 16/07/2008 en 9:58 pm

    Esperemos que funcione, pues.

    Por cierto, si te interesa lo de las E. coli, resulta que Lenski es un tio mu majo que tiene colgadas todas sus publicaciones gratis.
    El artículo es el 180

  4. Ajuiciado 16/07/2008 en 10:35 pm

    “Si es un cáncer no puede ser contagioso… en todo heredarse de forma autosómica dominante con una alta prevalencia, es posible?”

    Trabajando con cultivos celulares me avisaron que existe el riesgo de contagiarse del cáncer de otro, en caso de pincharse accidentalmente con una muestra. Pues sí, el cáncer puede ser cancerígeno.

  5. gouki 19/07/2008 en 6:10 pm

    **Si ignoramos que el párrafo no es que esté precisamente bien redactado, da a entender que el criar a edades tempranas se va a convertir en un rasgo hereditario (a diferencia de uno dictado por el contexto, que no sé muy bien lo que significa). La edad de madurez es, ha sido y será un rasgo hereditario, como tantos otros. Lo único que están haciendo los demonios es modificar el fenotipo de ese caracter, algo mucho más sencillo que lo que se propone en El Mundo.**

    solo modificar el fenotipo?y no es posible que se este dando una reproduccion diferencial que favorezca a a las hembras que tengan descendencia antes.
    es decir que el cambio no sea fenotipico sino genetico tambien

  6. José Antonio Garrido 21/07/2008 en 6:26 pm

    Muy interesante tu blog. Te invito a que conozcas el mío: http://unavezelerizoyelzorro.blogspot.com/ En él trato temas de divulgación científica y el último de los artículos trata la evolución y la convivencia entre neandertales y cromañones. Espero que te guste.

  7. ceprio 21/07/2008 en 6:41 pm

    Claro que es genético, todo cambio fenotípico refleja un cambio genético. Lo que quería decir es que el artículo da a entender que un caracter no heredable pasa a serlo. Algo muy rocambolesco y difícil..

  8. José Antonio Garrido 21/07/2008 en 7:35 pm

    “hay que dejar para la posteridad cuantos más genes mejor”. Como sabes, ésta es, más o menos, la síntesis de uno de los grandes libros escritos sobre divulgación científica: “El gen egoista”, de Richard Dawkins. Al final, un organismo vivo no es sino la forma que tiene un gen de dar lugar a otro gen. Lo que se perpetúan no son los individuos, por supuesto que no, pero tampoco las especies. Lo único que, en caso de ser probable, pudiera perpetuarse son los genes.

    Por cierto, respecto a lo de los caracteres no heredables que pasan a serlo, más que rocambolesco, es algo anacrónico en un artículo de ciencia del siglo XXI. No se trata, ni más ni menos, que de Lamarckismo, una teoría obsoleta sin ninguna validez científica.

    Un saludo.

  9. gouki 21/07/2008 en 8:37 pm

    ok ceprio.

    pero…seguro que todo cambio fenotipico conlleva uno genotipico?yo creo que no.

  10. ceprio 21/07/2008 en 9:17 pm

    Bien dicho josé antonio, a muchos puede parecer más sencillo el lamarckismo pero como has comentado es una teoría totalmente obsoleta.

    Gouki me has pillado 😉 no todo cambio fenotipico refleja uno genotipico. Pero en este caso hemos de suponer que si

    PD: y jose antonio bienvenido por aquí! añado tu blog a favoritos 😀

  11. lidia 16/12/2008 en 5:11 pm

    ese animalito es muy gracioso jeje me encantan lo animales sobre todo los mamiferos felinos me necantan bueno me gustan mucho estas paginas de internet.mi maestro me mando a buscar cosas sobre el demonio de tasmania

  12. Anónimo 26/01/2009 en 2:43 am

    esta hermoso
    thi is the beautiful

  13. vvv 23/03/2009 en 10:19 am

    puto cancer va a acabar con todo ser viviente¡¡¡

  14. paola 18/07/2009 en 7:42 pm

    ese animal es super feroz no osea putas

  15. Anónimo 25/09/2009 en 2:28 am

    es un tonto

  16. Pingback:Huyendo de la extinción (segunda parte) « La muerte de un ácaro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: