Fuga de cerebros para dummies


No busco hablar de cierta película española un poco mala. Lo que pretendo explicar es, de una manera sencilla que hasta Wert pueda entender, por qué la fuga de cerebros no es algo bueno. Y para explicar este problema a un español, qué mejor forma que hacerlo con una metáfora futbolística. Sí, vamos a hablar de fúrgol (y otros deportes).

Todo deportista tiene una etapa de aprendizaje/maduración, una etapa de oro, y una etapa de declive/retirada. En la etapa de oro es cuando se consiguen los méritos que lo harán famoso. Es cuando se ganan mundiales, tours, eurobaskets y medallas olímpicas. La etapa de retirada no es el fin, porque se puede pasar a ser entrenador, que es un papel imprescindible para ayudar a otros a ganar y a triunfar.

Supongamos ahora que, en este país que tan orgulloso está de sus méritos deportivos, muchos de estos deportistas hayan tenido que irse a otros países y que (aquí vamos a hacer un pequeño esfuerzo imaginativo) los triunfos que obtenga en el extranjero sean propiedad de ese país. Supongamos que Villa lleva a ganar el mundial a la Selección Inglesa. Que Contador (en este pequeño esfuerzo imaginativo no ha sido acusado de dopaje) le da varios Tours a Francia. Que Nadal se convierte en un orgullo para Alemania.

Todo es, por supuesto, una metáfora. Villa podría como mucho jugar en un equipo inglés, nunca en la selección. Pero el mundo científico no es así. Y podríais decir: pero a pesar de todo Villa sigue siendo español, y sería un orgullo para España que el pichichi de la Selección Inglesa fuera español. Todo lo que tú quieras, pero el Mundial sigue siendo de Inglaterra. También podríais decir, como parecer pensar Wert: bueno pero no pasa nada si se van, luego pueden volver. Vale, pero aún en el caso de que puedan volver porque les ofrezcan un puesto en España, y que no decidan quedarse porque ya han establecido su familia allí, aunque se cumplan todos esos supuestos y Nadal vuelva… los mejores años de su vida se los habrá dado a Alemania. Sus posibles victorias serán alemanas (pero Nadal sigue siendo español. Vale, si eso te consuela…).

Lo que España recibiría sería un Nadal fondón de cuarenta tacos. Sabría mucho de tenis. Seguro que más que a su ida. Aún puede hacer grandes cosas. Puede dirigir a otros, puede enseñar a otros. Sí, pero sus mejores años ya se los ha dado a otro país. Y si la mitad de sus alumnos también abandonan España, la cosa se acaba convirtiendo en un Ciclo sin Fin (que lo envuelve todo). Además sólo volvería un pequeño porcentaje (en este caso le ha tocado a Nadal). Al resto no los volveríamos a ver.

Por contra, tenemos el caso (real) de deportistas como Piqué o Cesc: emigraron, aprendieron, volvieron y triunfaron. Abandonando la metáfora deportista, viajar no es malo para un científico. Pero una cosa es hacer una (extremadamente) productiva estancia temporal, y otra muy diferente es abandonar el barco. Creo que el Gobierno puede hacer algo mejor con la Ciencia española que empujarla hasta que se caiga en una lancha-patera. No sólo puede sino que es su responsabilidad si queremos tener algún futuro como país.

Esta entrada se me ocurrió en el mismo instante que vi esta noticia, e incluso escribí un tweet al respecto, pero por diversos motivos no me he animado a escribirla hasta ahora. En parte tras leer la opinión de Sonicando al respecto.

Anuncios

Las hembras de ciertos primates abortan ante la llegada de un nuevo macho


Todos los animales pueden sufrir abortos naturales, pero no se sabe si el ser humano es el único que puede inducir abortos de manera voluntaria. En los años 50 se descubrió que las ratas preñadas que eran expuestas a algún macho que no fuera el padre sufrían abortos espontáneos. Se bautizó este fenómeno como Efecto Bruce (en honor a su descubridora, la zoóloga Hilda Bruce). Lo más curioso es que los machos castrados no producían estos abortos, por lo que se terminó concluyendo que el origen de este fenómeno era hormonal, asociado a las feronomas que producen los machos y que el órgano vomeronasal de la hembra es capaz de detectar.

Es bastante evidente la utilidad de estos abortos para ambos sexos: el macho consigue que una hembra “no disponible para la reproducción” pase a estarlo mucho más deprisa. Igualmente, la hembra no gasta tiempo y recursos en unas crías que muy posiblemente iban a quedar desatendidas o que podrían morir a manos del nuevo macho.

Efecto Bruce (la representación puede no ser fiel a la realidad)

El Efecto Bruce ha sido estudiado en muchos otros roedores, pero se ignoraba si otros animales sufrían este tipo de abortos, situados en una delgada línea entre el aborto espontáneo (realmente la hembra no decide abortar) e inducido (un factor externo fuerza el aborto). Existe un estudio sobre yeguas que abortan si no pueden ocultar la paternidad de un potro de padre ajeno a la manada, pero poco más.

Al menos hasta ahora, ya que investigadores norteamericanos han concluido, tal y como se publica hoy en Science, que las hembras de Geladas (un cercopitécido muy similar a un babuino) ponen fin a sus embarazos cuando un nuevo macho obtiene el control del grupo. En los grupos de Geladas sólo existe un macho dominante, y cuando este es sustituido por otro, el nuevo suele matar a toda la descendencia del macho anterior. De esta forma, el aborto permite a las hembras ahorrar las energías que emplearían en parir a una cría que sería considerada una paria por el nuevo jefe, y muy probablemente terminaría muerta.

Hembra de Gelada (Fuente: Wikipedia)

El ensayo fue llevado a cabo en el Parque Nacional de Simen, en Etiopía, a partir de datos demográficos examinando los patrones de nacimientos durante la ascensión de los nuevos machos. También se tomaron datos hormonales a partir de las heces de las hembras, para determinar cuáles estaban preñadas y desde cuándo. Las conclusiones fueron que el 80% de las hembras de Gelada abortaban en las semanas posteriores a la llegada del nuevo macho, debido a los beneficios de fitness que esto conlleva.

A la espera de nuevos descubrimientos, la pregunta más interesante es: si el efecto Bruce existe en primates… ¿Podría existir algo semejante en humanos?

Fuente: Science

El extraño caso del artículo científico que tardó 11 años en publicarse


He aquí una curiosa historia, fruto del sistema de publicación que impera en el mundo científico (que tiene sus pros y sus contras). La cuenta el propio autor, Helmer Aslaksen, en Facebook. Al parecer entre que los revisores le pidieron un par de veces que efectuara cambios, que no fue especialmente rápido al hacerlos y que hubo problemas a la hora de recibir diversos mails por culpa del filtro anti-spam, al final la cosa se eternizó demasiado, aún para un artículo científico:

Casi 11 años justos entre que los editores recibieron el paper y este fue aceptado para su publicación. Me pregunto si es algún tipo de récord.

Como el propio Aslaksen cuenta con buen humor:

No es un artículo innovador, pero creo que es un bonito resultado de álgebra lineal que los estudiantes podrían leer. Puede que esto genere más interés en el tema y que lo conduzca a mejorar. ¿Tal vez se convierta en mi paper más citado?

Quien desee saber más sobre cómo funciona el tema de las publicaciones científicas, por qué hay revisores, y cómo puede ser que una publicación se alargue tanto, haría bien en visitar esta entrada de Manzanas Entrelazadas.

Nanorobots a la caza de células leucémicas


Un equipo de científicos de Boston ha logrado fabricar nanorobots de ADN capaces de unirse selectivamente a determinadas células.

Los nanorobots pueden estimular la actividad de los linfocitos del sistema inmune, o marcar para su posterior eliminación a determinadas células cancerosas.

La bionanotecnología es una rama de la biología molecular que ha sufrido un vertiginoso crecimiento en los últimos años. Su objetivo es el diseño de herramientas (tecnología) obtenidas a través de elementos biológicos (bio) de dimensiones nanométricas (nano, la milmillonésima parte de un metro) como son el ADN o las proteínas, que puedan aplicarse en campos como la medicina.

Científicos de la Escuela Médica de Harvard (Boston, MA) han logrado crear, tal y como se publica hoy en la revista Science, un nanorobot de ADN capaz de interactuar selectivamente con las células, induciendo cambios en su comportamiento.

El Dr. Shawn M. Douglas y su equipo han logrado formar estos nanorobots a partir de ADN plegado mediante la técnica conocida como origami, que como su propio nombre indica, permite una gran versatilidad a la hora de moldear el ADN. De esta forma consiguieron fabricar una estructura en forma de “barril” hexagonal, con un sistema de apertura controlada. El sistema de apertura sigue un sistema de dos “cerraduras” que asegura que la estructura sólo se abra cuando el nanorobot encuentre una célula que disponga de las dos “llaves”, asegurando la selectividad del proceso.

Nanorobot de ADN cerrado (izquierda) y abierto, listo para liberar su carga (derecha). Fuente: Science.

La utilidad del descubrimiento consiste en cargar estos nanorobots de ADN con moléculas que tengan la capacidad de estimular la inhibición o activación de determinados procesos celulares. Esta estimulación sería totalmente selectiva, ya que los nanorobots circularían cerrados por la sangre y solamente se abrirían, liberando su carga, al interactuar con las células de interés. Esto permitiría activar el sistema inmune, o detectar y eliminar ciertas células cancerosas, disminuyendo al mínimo los efectos secundarios.

El equipo de investigadores de Massachusetts ha probado la eficacia del método en cultivos celulares, donde se demostró su alta selectividad, incluso en condiciones fisiológicas simuladas, y su capacidad de unirse a las células deseadas independientemente de su concentración. “Queda mucho trabajo que hacer” asegura el Dr. Douglas “aún no hemos demostrado que el sistema funcione en animales”. Según el investigador, la siguiente etapa será disminuir el coste de fabricación de los nanorobots, para que puedan empezar a ser probados en modelos animales, que sería el paso intermedio antes de poder comenzar las pruebas en humanos. En opinión del Dr. Douglas, también debe mejorarse la vida de los nanorobots, ya que no deben ser degradados antes de poder cumplir su función.

Entre las posibles aplicaciones de los nanorobots de ADN podemos encontrar el tratamiento de cánceres de tipo leucémico, en los que las células infectadas se desplazan a lo largo del torrente sanguíneo, dificultando su eliminación, por lo que la mejor manera de eliminarlas podría ser el empleo de estos nanorobots selectivos que patrullen la sangre a la caza de células cancerosas. Por el mismo motivo, el dispositivo también podría ser útil para combatir enfermedades autoinmunes e incluso ciertas inflamaciones crónicas.


5 motivos por los que la Autobiografía de Darwin debería ser leída por todo joven biólogo


Recientemente terminé de leer la Autobiografía (sin censurar) de Darwin publicada por Laetoli y no ha dejado de maravillarme en muchos aspectos. Se puede decir que me ha encantado “conocer” al hombre tras una de las teorías más fascinantes de la historia de la ciencia. Por todo esto, no me faltan motivos a la hora de decir que este debería ser el primer libro, científico o de divulgación, que debiera leer un futuro estudiante de Biología o incluso me atrevería a decir que un futuro científico. Espero convenceros con estos cinco puntos:

1) Es la vida de una de las mentes más importantes de la biología, y contada por él mismo. Un retrato histórico de una época, que nos muestra a una persona con la que, sospecho, habría sido realmente agradable irse de cañas. Sólo por esto ya resulta de sumo interés (como ocurre con La Doble Hélice, aunque Watson no me resulte tan adorable como Darwin).

2) Darwin demuestra en su autobiografía tener algunas de las capacidades más importantes en un futuro científico, como son la tenacidad, el esfuerzo o la humildad. Creo que el joven (y no tan joven) biólogo encontrará en la figura de Darwin a un modelo a imitar en muchos aspectos.

[…] mi éxito como hombre de ciencia ha estado determinado, hasta donde me es posible juzgar, por un conjunto complejo y variado de cualidades y condiciones mentales. Las más importantes han sido el amor a la ciencia, una paciencia sin límites al reflexionar largamente sobre cualquier asunto, la diligencia en la observación y recogida de datos, y una buena dosis de imaginación y sentido común.

Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: