Archivos por Etiqueta: Darwin

5 motivos por los que la Autobiografía de Darwin debería ser leída por todo joven biólogo


Recientemente terminé de leer la Autobiografía (sin censurar) de Darwin publicada por Laetoli y no ha dejado de maravillarme en muchos aspectos. Se puede decir que me ha encantado “conocer” al hombre tras una de las teorías más fascinantes de la historia de la ciencia. Por todo esto, no me faltan motivos a la hora de decir que este debería ser el primer libro, científico o de divulgación, que debiera leer un futuro estudiante de Biología o incluso me atrevería a decir que un futuro científico. Espero convenceros con estos cinco puntos:

1) Es la vida de una de las mentes más importantes de la biología, y contada por él mismo. Un retrato histórico de una época, que nos muestra a una persona con la que, sospecho, habría sido realmente agradable irse de cañas. Sólo por esto ya resulta de sumo interés (como ocurre con La Doble Hélice, aunque Watson no me resulte tan adorable como Darwin).

2) Darwin demuestra en su autobiografía tener algunas de las capacidades más importantes en un futuro científico, como son la tenacidad, el esfuerzo o la humildad. Creo que el joven (y no tan joven) biólogo encontrará en la figura de Darwin a un modelo a imitar en muchos aspectos.

[…] mi éxito como hombre de ciencia ha estado determinado, hasta donde me es posible juzgar, por un conjunto complejo y variado de cualidades y condiciones mentales. Las más importantes han sido el amor a la ciencia, una paciencia sin límites al reflexionar largamente sobre cualquier asunto, la diligencia en la observación y recogida de datos, y una buena dosis de imaginación y sentido común.

Leer más de esta entrada

Darwin, sobre el “virus de la fe”


¿No serán, quizá, el resultado de una conexión entre causa y efecto, que, aunque nos da la impresión de ser necesaria, depende probablemente de una experiencia heredada? No debemos pasar por alto la probabilidad de que la introducción constante de la creencia en Dios en las mentes de los niños produzca ese efecto tan fuerte y, tal vez, heredado en su cerebro cuando todavía no está plenamente desarrollado, de modo que deshacerse de su creencia en Dios les resultaría tan difícil como para un mono desprenderse de su temor y odio instintivos a las serpientes.

Autobiografía – Charles Darwin (versión sin censura de Editorial Laetoli)

Lamarckismo en los X-Men


Después de leer la entrada de Aberron en Amazings y de ver la última película de los X-men, me ha llamado la atención un curioso hecho. Para empezar diré que siempre me ha hecho gracia todo el tema pseudo-evolutivo de los X-men, tanto en los cómics como en las películas. La visión de las mutaciones, con ese gen mutante que da poderes de lo más variopinto, o todo eso de la evolución del Homo sapiens en Homo superior (cuando como bien se dice en el artículo de Aberron esto sería poco menos que imposible).

El caso es que viendo la película me hizo mucha gracia el mutante llamado Darwin. Un mutante que siendo científicamente correctos debería llamarse Lamarck, porque su poder no es otro que el de una evolución lamarckista acelerada. Se adapta instantáneamente al medio: si cae al agua le salen branquias, si se le golpea se le endurece la piel y en la oscuridad desarrolla visión nocturna. Esto tiene más similaridades con la evolución lamarckista con su típico ejemplo de la jirafa que alarga progresivamente el cuello que con la visión que tiene nuestro amigo Charles Darwin.

Marvel's Darwin. La ausencia de barba es un grave fallo en nuestra opinión.

Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: