Archivos por Etiqueta: pseudociencia

El Oxígeno ¡vaya timo!: Descubriendo la Anaerobioterapia


El tratamiento presentado aquí por primera vez es, ante todo, una nueva forma de plantearse la vida. Se basa en realizar un profundo cambio en nuestra mentalidad, liberándonos así de los prejuicios socialmente establecidos. Abrazar esta nueva filosofía nos traerá salud, juventud, y por encima estaremos en Paz con nosotros mismos, nuestros semejantes y el Universo.

En realidad lo que aquí se defiende no es nada nuevo: durante millones de años se ha estado utilizando esta técnica en la naturaleza, con unos resultados asombrosos. El ser humano, al perder su conexión con la Naturaleza, ha ido olvidando estas enseñanzas, volviéndose más y más dependiente de las farmacéuticas, las cuales creedme, no quieren que esto se sepa.

El Oxígeno (O2) es un elemento químico que llega habitualmente a nosotros en su forma gaseosa, y es uno de los elementos más peligrosos y nocivos conocidos. Esto es ampliamente sabido en los círculos científicos, pero por algún motivo se ha ocultado a la mayor parte de la población. A continuación enumeraremos unas cuantos hechos científicos que manifiestan esta enorme peligrosidad:

Leer más de esta entrada

Anuncios

Enseñando a usar PubMed a los negacionistas del SIDA


El tema del negacionismo del SIDA vuelve a estar en boca de todos por un encuentro que iba a tener lugar en el Colegio Mayor de Sant Jordi de la Universitat de Barcelona (y que finalmente no tendrá lugar allí).

Los negacionistas utilizan diferentes argumentos, pero todo se resumen en que: o bien el virus del VIH no existe, o bien no es el responsable de la enfermedad, la cual estaría causada por otros factores como la nutrición (así que supongo que con suficiente zumo de naranja y un poco de homeopatía se podría solucionar).

El virus del VIH no existe, son los padres.

 No voy a ponerme a demostrar porqué el virus del VIH existe, o porqué es el responsable de causar el SIDA. Eso es algo que está a un golpe de Google de cualquiera, sin embargo quiero presentar la que, en mi opinión, es la prueba más férrea y decisiva:

Leer más de esta entrada

Falacias pseudocientíficas: El argumento de autoridad


El argumento de autoridad (argumentum ad verecundiam en latín) es una falacia lógica no solamente utilizada para defender pseudociencias, sino que se emplea muy a menudo en todo tipo de debates y también en política. Incluso nosotros mismos podemos caer inconscientemente en él.

En alguna conversación homeópata que he sufrido, mi interlocutor ha querido zanjar el tema diciendo: muchos médicos están a favor de ella, y quién va a saber más del tema: ¿tú o un Doctor en Medicina?

Esto, señores, es recurrir al argumento de autoridad, que la Wikipedia define así:

Un argumento de autoridad es un argumento falaz en el que se defiende que algo es cierto porque así lo afirma una autoridad en la materia.

Por muy docto que sea alguien en una materia, no deja de ser humano y por lo tanto puede errar. La teoría de la relatividad no es cierta porque la dijera Einstein. Es cierta porque sus postulados siguen el método científico (ya que son reproducibles y falsables) y sus hipótesis han podido ser comprobadas de diversas formas y repetidas veces. Pero el mero hecho de que la formulara una persona tan importante como Einstein no es un argumento válido.

Adicionalmente, se suele caer también en la falacia de improcedencia. Poco me importa que un importante Doctor por la Universidad de Chicago diga que no existen fundamentos para pensar que las especies evolucionan si es un Doctor en Odontología con Máster en Cirugía Maxilofacial. Se pueden encontrar muchos ejemplos entre algunos “científicos” y “doctores” supuestamente expertos en la evolución pero que terminan siendo matemáticos, filósofos, médicos…

Pero volviendo al tema central del artículo, nunca podrá ser un argumento válido a favor de la homeopatía el decir que un médico la receta, ni aunque se trate de un Nobel en Medicina. Ni podremos decir que la acupuntura funciona porque una ¿prestigiosa? universidad oferta cursos de especialización en la materia. O que la validez del psicoanálisis está fuera de toda duda por haber sido establecido por Freud. Tampoco una teoría tiene que ser necesariamente cierta sólo por haber sido publicada en Science.

Así que ya sabéis: no os traguéis semejante falacia por acalorada que se torne la discusión. E igualmente no caigáis vosotros en ella: defended vuestros argumentos de una forma inteligente y razonada.

Falacias Pseudocientíficas: Pues a mí me funciona


Los que se parezcan un poco a mí, se habrán visto envueltos en aburridas discusiones con defensores algunas pseudociencias. Ya sea de manera acérrima y convencida, o simplemente defendiendo inocentemente algo que creen que funciona. Los argumentos, por desgracia, suelen repetirse bastante de ahí que al final se puede rebatir la mayoría de sus “irrefutables verdades” mientras piensas en la horrible película que viste el día anterior o en el libro que estás leyendo. Me gustaría hacer una recopilación de algunos de estas falacias con las que me he encontrado a lo largo de los años. Espero serviros de guía para poder detectar e inutilizar cualquiera de estas chorradas, que son aplicables a cualquier paparrucha que se os ocurra (homeopatía, ecobola, acupuntura, astrología, feng shui, criptozología…).

Hoy empezaré con un clásico, aplicable especialmente a pseudomedicinas y tratamientos alternativos

Pues a mí me funciona

Leer más de esta entrada

Los médicos no son estúpidos


Tristemente la pseudomedicina vuelve a ser noticia, y la homeopatía está otra vez en boca de todos, así que es un buen momento para hacer un pequeño análisis de los llamados médicos homeópatas.

Cuando hace unos meses leí el magnífico libro de La Homeopatía ¡vaya timo!, y al ver tan bien explicados sus fundamentos (y refutados, aunque la refutación no hacía ni falta ya que con explicarlos sobran las palabras) llegué a una conclusión: una persona que ha estudiado medicina, que ha estudiado como un matado para sacarse la carrera, que ha logrado tener el doctorado (algunos) y en definitiva que sabe un par de cosas sobre otro par de cosas, no puede, repito no puede pensar que los fundamentos de la homeopatía sean ciertos. Es absolutamente imposible. Una persona sin estudios, o incluso con estudios en un campo totalmente distinto podría. De hecho es imposible, una vez bien explicados sus fundamentos, que una persona siga pensando que tienen algún tipo de sentido. A no ser que tenga algún tipo de tara mental, cosa que en un médico podemos descartar (las carreras se están devaluando pero no tanto).

Esto es así porque una persona que ha pasado horas en la biblioteca no puede pensar que un dolor de cabeza se reduce al dolor de cabeza en sí. Independientemente de si lo causa una resaca, un tumor, fotofobia o parásitos en el cerebro. No puede pensar que el insomnio se cura con cafeína. Y desde luego no puede pensar que todo aquello del número de Avogadro que se da en el instituto es una falacia. Me niego a aceptarlo.

Explicado esto, y ante el hecho innegable de que hay médicos que realmente defienden la homeopatía y la prescriben, queda preguntarse ¿por qué?. “Son imbéciles” dirán algunos. “Imposible” contestaré yo. Me podéis llamar negacionista pero ya he dicho que me niego rotundamente a aceptar que un profesional formado durante 6 años pueda tener unas lagunas tan elementales en física y (aún peor) en medicina. Entonces, ¿por qué lo hacen? me temo que sólo (perdón: solo) se me ocurren dos opciones:

La primera opción, y la más decente en mi opinión, es que aunque saben que no funciona son conscientes de que el efecto placebo es real. Así que en casos de enfermedades leves y autocurables (que son sobre las que actúa la homeopatía) ofrecen una ayuda de la mano de la sugestión: el enfermo no toma medicina alguna lo cual está muy bien, y por supuesto no existe riesgo alguno (cómo va a haber riesgo si sólo (perdón solo) es agua). Podrá ser discutible el engañar al paciente pero (pensarán ellos) si se cura él solo pues mejor que mejor. Ni qué decir tiene que esta es mi teoría sobre su forma de pensar, que no necesariamente comparto.

La segunda opción es más triste, y se resume en que son unos timadores (vulgares estafadores si lo preferís) que se aprovechan conscientemente del efecto placebo y lo utilizan para su propio beneficio. (En esta segundo opción prefiero no pensar mucho que me cabreo).

Antes de despedirme un aviso a navegantes: si váis a defender la homeopatía en algún comentario hacedlo, pero no caigáis en falacias como el: a mí me funciona (menuda mierda de argumento), a mi bebé le funciona (el efecto placebo está bien comprobado en bebés) y a mi perro le funciona (omitiendo que la homeopatía no se puede, por definición, aplicar a los animales, el efecto placebo también está estudiado en animales).

Un saludo y recordad beber 2L de tratamientos homeopáticos al día.

Y casi se me olvida: [Modo Ingenuo OFF]

A %d blogueros les gusta esto: