¡Muerte al dogmatismo!

Existen muchos términos que los científicos usan a menudo inadecuadamente, ya sea por pretender hacerlos pasar por sinónimos de lo que no son, por emplearlos de una forma general, o simplemente por abusar de ellos. En prácticamente todos los casos el científico en cuestión es plenamente consciente de lo que significan esos términos realmente, y cualquiera con la información y conocimientos suficientes en la materia es capaz de entender con claridad lo que el científico desea expresar. El problema está precisamente en esa parte: gente sin el nivel de conocimientos adecuado (leáse el honrado ciudadano de a pie) puede confundir y malinterpretar estas palabras al oírlas en contextos poco adecuados (léase “mezclar churras con merinas”).

La palabra darwinismo es un claro ejemplo de lo que quiero decir. Esta palabra se emplea con tintes políticos e ideológicos muchísimas veces, e incluso como sinónimo de ateísmo. Siendo puristas darwinismo debería ser exclusivamente utilizada para hacer referencia a la corriente ideológica de Charles Darwin, especialmente a la parte referida a la evolución biológica. Poco tiene que ver con las teorías evolutivas actuales, ni con la religión, ni con las ideas sociopolíticas.

Pero personalmente la palabra que más aborrezco y que en ocasiones se escucha demasiado en el ámbito científico es sin duda dogma. Los oídos me sangran abundantemente cuando escucho a un profesor hablar de que “tal idea se considera un dogma en biología”. Sé que quiere decir que es “una idea altamente probada y aceptada en el ámbito científico de la cual se ha experimentado profundamente y que podemos tomar como cierta al 99,99% por lo menos de momento”, pero aún así duele.

Según la RAE:

dogma.

(Del lat. dogma, y este del gr. δόγμα).

1. m. Proposición que se asienta por firme y cierta y como principio innegable de una ciencia.

¿En serio podemos afirmar tan alegremente que existe algo innegable en una ciencia? Me cuesta imaginar un ente más dinámico y dispuesto al cambio que la ciencia.

Y en este punto existe un problema de difícil solución: si empleamos abiertamente la palabra dogma, mucha gente diría que la ciencia es algo fijo e inamovible, casi religioso. Valga la redundancia: dogmático. Por otra parte si dijéramos que la ciencia está muy muy muy segura de algo, no del todo pero prácticamente al 100%, entonces la gente diría que los científicos no sabemos una m…

Quizá la única solución sea la educación, o puede que los científicos deban ser más claros.  Lo que está claro es que hay que evitar que el abismo entre la gente y la misteriosa ciencia se haga más profundo, y las cuestiones semánticas pueden ser muy importantes en esta lucha.

Creo haber dejado claro mi punto de vista: en mi opinión deberíamos ceder los dogmatismos a nuestros amigos religiosos y quedarnos nosotros con las evidencias.

¿Y vosotros qué pensáis? ¿Se debería ser más cuidadoso con estas palabras? ¿O por el contrario no hay que caer en puritanismos excesivos?

PD: El título de la entrada rinde tributo a la entrada de El Paleofreak: ¡Muerte al “darwinismo”! (la palabra), sólo que en este caso he considerado más adecuado omitir el paréntesis.

Anuncios

9 Respuestas a “¡Muerte al dogmatismo!

  1. Pingback:Bitacoras.com

  2. Pingback:¡Muerte al dogmatismo!

  3. Pingback:¡Muerte al dogmatismo!

  4. raztez 21/05/2010 en 4:16 am

    estem la tercera, ya que los de la rae se tomaron el trabajo de dejarnos una acepción no nos pongamos en exquisitos, además estamos en crisis como para ir regalando términos

  5. Andrés 04/06/2010 en 1:37 am

    Hola. Perdona que te escriba por aquí, pero no encontré una forma de contactar contigo por correo.

    Quería saber si te interesaría intercambiar enlaces conmigo. Mi blog es Blogodisea – http://www.blogodisea.com

    Yo de momento ya te he enlazado y creo que será beneficioso para ambos.

    Un saludo y gracias de antemano.

  6. Pingback:BlogESfera.com

  7. Pingback:BlogESfera.com

  8. El rano verde 25/07/2010 en 9:34 pm

    Normalmente suelo ser bastante tolerante con palabras o expresiones que podríamos decir que lo único que pretenden es transmitir un mensaje con más énfasis usando un lenguaje de la calle.

    Pero en el caso de la palabra “dogma”, no. Chirría demasiado. Los dogmas son propios de las religiones, y los hechos, de la Ciencia. ninguna Ciencia tiene “principios innegables”, y si los tiene, deja de ser Ciencia para convertirse en otra cosa.

    Entiendo que es una metáfora que el profesor utiliza para resaltar que algunas de sus afirmaciones son tan incuestionables que tienen un carácter casi “sagrado”. Pero son expresiones tan desafortunadas (y que pueden llevar a tanta confusión si acaban por salir fuera del ámbito docente) que no costaría nada poner algo de esfuerzo e intentar sustituirlas por otras más “científicamente correctas”.

    Con lo bonita que es la palabra “hecho” (= una conclusión tan sólidamente establecida por experimentos y pruebas que sería perverso intentar negarla). 😛

    Saludos.

  9. Pingback:FAQ sobre la bacteria come-arsénico | La muerte de un ácaro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: